jueves, 1 de junio de 2017

Acércate a ese carro

No estoy ofreciendo un servicio, ni se trata de un levantón.
Es una sencilla instrucción, pero conlleva muchas implicaciones:
fe, obediencia, sensibilidad y valor para responder adecuadamente;
Sin embargo al tratarse de SU voz, sabemos por la historia y algunos por la experiencia,
que si hacemos lo contrario acabaríamos como Jonás.

La historia de Felipe y la sencilla pero soberana instrucción "Acércate a ese carro" es una muestra bella de como se conjugan 3 elementos y 3 personajes.
El Espíritu, Felipe y el Etíope.
Iniciativa, Obediencia y búsqueda.
Todas entretejidas y orquestadas por el Supremo.

Y esta historia me deja pensar y me desafía hoy:

¿A quienes me esta llamando a acercarme?
¿Estoy dispuesta a asumir las implicaciones?
¿Me estoy guiando por fe?
¿Estoy siendo sensible y escucho?
¿Quién o quienes están en ese carro?

Jesús busca mas que palabras, 
busca que esas palabras se hagan Vida en nosotros, 
se traduzcan en movimiento, 
en praxis. 

jueves, 11 de mayo de 2017

En La Casita


Un día con sabor a 17 de mayo.
Una justa y plausible combinación de sabores, colores, mezclas,
texturas, consistencias y densidades.
Cocinar es crear, transformar, indagar, evocar, afectar, complicar, agitar.
No es un proceso rápido, tampoco lento, sino el exacto.
Es, en este lugar santo,
donde uno se prepara para dar y recibir,
mas que alimento... amor, afecto.

Hoy,
me veo rodeada en una comunidad alrededor de la mesa,
con personas que disfrutan el comer y algunxs el cocinar.
Estos espacios y momentos han sido, son y seguirán siendo valiosos.
Nos han dejado vulnerables en mas de una ocasión,
nos han abierto la puerta a mirar, entender y comprender al otrx.
Nos han invitado a escuchar, a responder, a callar y
¿Porque no escribirlo?, también a discutir.
La discusión, sin embargo, ha enriquecido y
ha puesto su propio sabor: el agridulce.

En esta casita, en esta mesa, el número de sillas algún día cambiará.
Pero por hoy, agradezco, por las que hay,
por las que somos,
por las que estamos.

¡Que haya mas comidas así!
¡Que El Eterno se pasee y siente entre cafés y cocoas,
entre tomates y alitas,
entre wafles y empanadas!
Comamos y bebamos...
que mañana...
o en Julio...
no sé si podamos.


domingo, 7 de mayo de 2017

Tan claro como el agua...

No, no puedo alejarme de Él.

No porque sea la persona mas santa decidí estar en el ministerio.
No estudio la Palabra porque sea buena cristiana.
No le busco en oración porque sea piadosa.
Todo lo contrario.

Intento desesperada y urgentemente habitar bajo su sombra, 
porque si me aparto tantito de Él, 
la oscuridad se apoderara de mí, me consumirá mi pecado interior.

Sin embargo, aquí estoy, aquí y ahora, buscándole.
Lo hago, porque sé que el día que deje de hacerlo, ya valí.

He visto hasta donde llego sin Él.
Y tengo miedo.

Es un día donde sucumbo a mis peores pasiones, sentimientos y emociones.
Es un día donde no le doy la gloria,
es un día donde la oscuridad mina mi ser completo, manifestandonse y proyectándose en mis relaciones. 

¿Estoy siendo exagerada, catastrófica o dramática?
No lo creo.
El pecado nunca deja de ser pequeño, hay mucho peligro al minimizarlo.

Así que,
si alguna vez me ves haciendo alguna de estas cosas (leyendo u orando), no pienses que soy piadosa.
Mírame como a un pez, que necesita  urgente y desesperadamente del agua...

...simplemente...

me es vital.

lunes, 10 de abril de 2017

Ayer

























¿Estuviste presente ayer?
¿Sonreías mientras bebíamos café?
¿Pusiste atención cuando nuestras limitadas mentes intentában darle sentido a tus actos?
¿Escuchaste nuestras retrospecciones e interpretaciones de Ti?
¿Te pareció graciosa la evanescencia de nuestros planes e intentos por trazar un futuro?
¿Lloraste con nosotras y recolectaste nuestras lágrimas en tu frasco?

Sí,
desde luego que sí.

Tú, Dios Comunidad, estuviste presente ayer.
Tú, iluminaste nuestra razón,
tocaste nuestro corazón 
y ahora nos diriges a la acción.
Tú, caminaste con nosotras, en nuestra comunidad familiar,
rota, descocida,
pero que te reconoce, te evoca y te invoca.
Tú, nos saciaste con TU presencia 
y nos plantaste la insaciabilidad de habitar diariamente en ella.

Danos más ayeres.

Anhelamos más ayeres. 

Sé artífice de más ayeres. 

Entreteje más ayeres. 

jueves, 23 de marzo de 2017

Apologética de la goma de borrar

Hace unos días me tope con un libro simple y sencillo. En la portada, su nombre "Mester" generó en mí curiosidad. Desde el momento en que lo abrí, no pude parar de leerlo;  al leer un poco sobre su autor, me generó mas emoción y ansías por continuar: José Diaz Cervera, Maestro en Filosofia por la UNAM, Mester, 2014, ó como él mismo se autodefine, "artesano de las palabras". 

Advertencia: No juzgue antes de terminar.

Apologética de la goma de borrar

Sería riesgoso y frívolo pensar que Dios lo creó todo. Digamos, en todo caso, que Dios creó tan solo las cosas que para Él eran importantes. 
Desde luego que en el principio fue el Verbo, panesperma del cosmos. Su origen no albergaba error posible; era un decir perfecto, inmaculado y preciso. A imagen y semejanza del Gran Verbo, el hombre fue creado , hecho de sueño y sangre: por la palabra, frente a la palabra, para la palabra. 
El hombre entonces aprendió a hablar. Dijo pan, dijo árbol, dijo las estrellas, dijo la punta del pie de la mujer. Dijo Dios, pero nunca el nombre de Dios. Había que buscar otros caminos.
Nada sabemos de la primera línea que el hombre trazó sobre el limo, seguramente estaba cargada de temblores, de miedos, de fiebres nocturnas. Esa primera línea que no necesitó ser otra cosa que una escama bautismal, donde el hombre logró reconocerse en el tiempo y para el tiempo; esa primera linea que borró el aguacero. 
Sí, sería riesgoso y frívolo pensar que Dios lo creó todo.
Pudimos haber naufragado en la palabra, creación ajena, pero descubrimos la escritura y con ella perdimos la memoria individual a cambio de inaugurar la memoria de los hombres. Entramos así en una nueva dimensión del decir y del callar; a las palabras humanas se las llevaba el viento, hasta que pudimos dibujarlas: no había salida, habíamos descubierto la manera de atraparlas, de dejar testimonio de nuestra desnudez, de penetrar en el escalofrío, de pellizcar la eternidad.
Dios no tiene necesidad de rectificar, Él no comete errores ni siente pena de Sí mismo: es Perfección sumando perfección, acto Verbal, Magnitud. Dios no necesita desdecirse (esta es una certeza teológica) y por eso no creó la goma de borrar; ella es el producto mas genuinamente humano, el único (esta es una incertidumbre fisiológica).
En la goma de borrar, el hombre cifró su trascendencia. Incapaz de decir como Dios dice, el hombre puede regresar de manera peculiar a su silencio: sin romper nada y sin atentar contra sus propias limitaciones.
Demos gracias a Dios por el lenguaje, demos gracias a los hombres que crearon la escritura, pidámosle a Dios bendiciones eternas para aquel que inventó el lápiz, demos gracias al diablo por la goma de borrar. Demos gracias al decir, demos gracias también al desdecir. 

Este poema-prosa ha ocupado a partir de ahora un lugar entre mis favoritos...

martes, 3 de enero de 2017

Diciembre 2016

Rollitos de canela y mermelada, preparados con amor y paciencia

"God moves is a mysterious ways" cantaba William Cowper...
"Dios las hace y solitas se juntan" dice la sabiduría popular...
"Dios hace lo que se le pega la gana" diría yo, obviamente, de manera menos poética.

En la cocina, usamos las recetas para obtener y replicar un postre o comida.
Pero hay algo mágico en ellas... que podemos modificarlas a nuestro antojo y obtener así una variación, incluso, un nuevo platillo.
Esto nos permite ser creativos.

Este fin de semana, no se que sucedió aún, pero puedo decir que Dios se puso creativo.
Se puso creativo, al unir los mismos ingredientes, pero en distintas dosis...
Entre trastes, huevos, leche, lucesitas, esferitas, risas y confesiones, creo que Dios nos miraba y sonreía. Sonreía al mirarnos, como un padre contempla a sus hijas mientras juegan o tropiezan al andar; sonreía mientras intentábamos con nuestros cerebritos explicar cosas de lo que sucede dentro y fuera de nuestro mundo...
Había un ambiente de nostalgia, mezclado con vulnerabilidad, cansancio y la presencia de Dios en medio nuestro.
Aún no puedo describir lo que pasó, pero de algo estoy segura: ¡Me encantaría repetirlo!


Barro y silencio (parte 1)

Resultado de imagen para eduardo galeano barro y silencio

No sabemos estar solos.
Encendemos la pantalla, checamos nuestras redes sociales, le subimos el volumen a la radio y constantemente seguimos huyendo del silencio.
Nos incomoda.

Las sociedades orientales nos llevan ventaja, muchas (no generalizo) han cultivado disciplinas milenarias de silencio, contemplación y meditación. 
Nosotros, por el contrario, (tampoco generalizo) nos paralizamos ante el silencio y no sabemos como reaccionar.
Nos horrorizamos, le miramos a los ojos y huimos de él. 
¿Porqué?
¿Porqué?
¿Porqué?

Te reto a que hagas conmigo el siguiente ejercicio:
Escoge un lugar apartado, cómodo y silencioso. Puede ser tu habitación, un parque, la azotea, etc.
Pasa 1 hora en silencio, sin música, sin celular, sin platicar con nadie. Solo tú y tus pensamientos. 
Tampoco escribas en este tiempo, sino hasta después.
Simplemente contempla tu alrededor, medita, escucha, existe...

En el siguiente post, escribiré algunas meditaciones y conclusiones personales; Te invito a intercambiar ideas y experiencias...